El dicho popular de que los jóvenes “son el futuro” se desvirtualiza bajo la construcción de la Política Pública para ésta parte de la población, ya que desde el desarrollo de éstas normas se quiere demostrar que el jóven es un ser activo políticamente y llamado a la acción desde su 

intervención, desarrollo y transformación de los espacios. En Kairos analizamos el capítulo 2 de la primera parte del libro “Análisis de Política Pública Poblacional”, donde se habla de la juventud de Medellín desde su política pública y el cubrimiento y prevención de distintos tipos de factores que pueden ayudar al óptimo desarrollo del jóven para que éste participe de la ciudad y se apropie de ella.

Este capítulo deja claro que desde la Política Pública se ha gestado un plan de acción para que se solventen los problemas económicos, educativos y sociales de los jóvenes, ya sea por medio de becas, ayudas monetarias y proyectos de creación de comunidad donde se potencialice la parte creativa, política y participativa de este sector. Hay una reglamentación jurídica, hay recursos y hay un acompañamiento formativo desde temprana edad.

Sin embargo, en Kairos creemos que se tienen también dificultades y amenazas para el pleno desarrollo de la política pública en torno al jóven, pues por un lado se ha centrado toda la atención a una parte de la ciudad que, se presume, es la más vulnerable y proclive a ser parte de las problemáticas sociales.

Además, dentro de la Corporación se cree que el cambio generacional tan rápido al que estamos sometidos gracias a la tecnología y la globalización dificulta el buen desarrollo de la política pública y exige que se replantee todo el tiempo. Fuera de esto, creemos que es difícil que se de un buen rumbo al presupuesto participativo destinado a los jóvenes si las decisiones al respecto son tomadas por personas que ya no se identifican como jóvenes.

Así pues, creemos que lo primero que se debe reforzar para potencializar estas políticas públicas es el acompañamiento formativo de los padres de los jóvenes, pues estos son los destinados a volver conscientes desde el hogar que sus hijos son seres políticos y que el hecho de participar o asistir a eventos de ciudad como el Festival Altavoz, La Parada Juvenil de la Lectura o grupos de toma de decisiones como el CMJ y el Gobierno Escolar son el primer paso para el desarrollo humano y posteriormente a la transformación de la sociedad, con el fin de generar un ambiente más participativo y consciente de sus oportunidades.

El objetivo, desde Kairos, es visibilizar que el jóven, fuera de ser el futuro, es llamado a ser parte del presente, pues con esto garantiza que tendrá, en el futuro, las bases necesarias para ser un agente de cambio.