¿Qué es lo que verdaderamente nos caracteriza como líderes? bajo esta idea nos reunimos en el Encuentro de Bienestar Kairos con el fin de enfocar nuestras ideas, hacer palpables nuestros objetivos y redireccionarlos conscientemente


en el sentido de nuestros paradigmas, fortalezas y debilidades. Es importante compartir y desarrollar un trabajo articulado para lograr un alto desempeño. Nuestro Modelo Kairos tiene entre sus puntos cardinales, el Talento y allí ubicamos una competencia esencial dentro de las mentes emprendedoras e innovadoras: el liderazgo.


Tomando las dos vertientes de liderazgo, podríamos hablar de dos tipos de líderes: el líder del modelo transaccional y el del modelo transformacional. En pocas palabras, el líder transaccional promueve el cumplimiento de sus seguidores a través de los premios o castigos, mientras que el transformacional avanza a un nivel más alto de la moral y la motivación, siendo una transformación que produce cambios significativos en la empresa y en las personas que la conforman.
Dentro del liderazgo transformacional ha tomado fuerza el modelo situacional, el cual, en un principio diferenciaba los líderes X (Que consideran a los trabajadores reacios al trabajo y mal informados) y líderes Y (Quienes ven el trabajo como algo natural en las personas).



Luego, en 1970, desde Michigan, Ohio, se generó otra teoría donde se toma el concepto de líder por medio de una curva. Esta curva engloba a cada persona dentro de su equipo y la manera más efectiva en que su líder puede abordarlo en relación al trabajo que debe realizar, la relación interpersonal y la madurez de la persona a intervenir.



En esta teoría se toma la relación entre líder y liderado en cuatro momentos: intervención autoritaria (poca relación, mucha tarea), couching (mucha tarea y mucha relación), reconocimiento (baja tarea y mucha relación) o no intervención del líder (baja tarea y baja relación).



En Kairos estamos conscientes de que los jóvenes no se movilizan desde el liderazgo X, pues esta “pereza” y mala información; como jóvenes la asociamos más con el sistema educativo actual y la cultura de nuestros padres. Los jóvenes trabajan por  placer, con el fin de sentirse realizados, útiles y transformadores de sociedad.



El líder debe saber también que cada estilo de liderazgo es bueno para cada momento y cada persona. Como líder debería ser capaz de cumplir los cuatro roles dentro de su grupo de trabajo, dando a cada persona el direccionamiento y el valor que requiere.



Todo esto nos deja claro que lograr compartir un momento como el que atraviesa Kairos no va de la mano con una acción determinada de intervención ni con el hecho de decirle a nuestros integrantes cómo deben hacer las cosas, pues nosotros mismos estamos compartiendo la experiencia de conformar un equipo nuevo. Compartir un espíritu de unidad es el verdadero fondo de nuestra Corporación.